Tranqui murió cagando

Es lo primero que dijo Miki ayer después de leer un correo que me había enviado un cliente. Tal cual. Y ya no había más que decir. A mi me parece un superpoder.

Miki es para mi lo que Bubba para Forrest en la película. Miki es mi más mejor amigo. Treinta y tres años de pasado a nuestras espaldas pueden atestiguarlo. Somos tan amigos que me ha hecho prometerle que no dejaré que sufra innecesariamente si algún día cae enfermo -a veces dice que se arrepiente de ello. Cuando estornuda por ejemplo, y ve que ya tengo una piedra en la mano. Je, je. Hay que ver lo nervioso que se pone el joio. Y como grita: TODAVIA NO, TODAVIA NO!!!. Dice que se refería a otra cosa. Pero esa es otra historia-. Ya iréis oyendo hablar de él.

Habíamos ido en moto hasta Villamanín, estábamos tomando algo en el Ezequiel -no tiene perdida-, y me preguntó por este blog. Hace tiempo debí enlazarlo con facebook de manera que estas entradas están apareciendo allí publicadas de manera automática y había leído las primeras. Le conté que era algo a lo que había estado dándole vueltas y que simplemente me había decidido. También me preguntó sobre si el blog iba a ser para hablar sobre cosas o alguien en concreto. Le conteste que no, que habría un poco de todo. Cosas, que como dice el título he comprendido antes de llegar a los cuarenta y algunas otras de las que me apetezca hablar sobre la marcha. Temas variados vamos: alguna cosa personal, de mi trabajo actual, sobre la gestión de empresas, etc. Y entonces se acordó. Se acordó y me preguntó por como iba lo de un cliente del que le hablo porque no me paga. Da la casualidad de que el viernes pasado había mandado un correo a ese cliente en el que le decía que iba a coger dos piedras y machacarle las… Miki debía estar escuchándome a medias, pero mira tu que cosas, reacciono inmediatamente a la palabra “piedras”. Fue oirla y acuclillarse en una esquina cubriéndose la cabeza mientras que gritaba: TODAVIA NO, TODAVIA NO!!!. Debe de ser cosa de que las asocia con algo. Bueno, que me disperso. Pues que eso, que le había escrito al cliente y que este me había contestado con otro correo que le enseñé y donde después de una explicación ponía “Tranqui…”. Fin de la cita.

El cliente en cuestión no es una empresa privada -hasta ahí voy a leer-. Cuando emprendes un negocio, salvo que estés vendiendo al contado, debes anticipar que existirá tiempo entre el momento en el que entregues algo y el momento en que vayas a cobrarlo. Debes anticiparlo independientemente de que hayas redactado o no un Plan de Negocio propiamente dicho. Porque de la misma manera que nunca se cumplen otras previsiones -para mejor o para peor- tienes que saber que las que tienen que ver con eso tampoco se cumplirán. Ya iremos hablando también sobre estos flujos, la liquidez y como tratar de minimizar las tensiones adoptando diferentes estrategias.

Miki es un gran profesional de lo suyo. Y entre otras muchas cosas esa jamas la pierde de vista. Y se pone malo cuando le cuento que en lo público se mantiene una relación raruna con el dinero: las cantidades les dan más o menos igual -terrorífico- y el resto, que es crítico en el mundo real, les es ajeno hasta extremos inimaginables si no has trabajado allí. Entendedme bien: esto no es necesariamente un problema si cuentas con ello. Es consustancial a su manera de trabajar y vale más que lo comprendas si quieres operar con clientes de ese sector.

Al final del correo el cliente me decía que el lunes tendría la transferencia. Allá vosotros. No será porque no os avisamos. Si es muy simple hombre, solo tenéis que leer los correos. Ah! Y ya habéis oído lo que opinamos de los vuestros.

Publicado por

Eduardo

Nací en 1974, lo que me hace demasiado joven para poder escribir una biografía -ja-.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *